Fundamentos de los Recubrimientos en Polvo Electrostáticos

Si alguna vez has visto videos del proceso de recubrimiento en polvo, es posible que no estés muy seguro de cómo difiere tanto de la pintura tradicional. Parece ser alguien rociando color en una pieza usando una pistola rociadora, ¿verdad? Sin embargo, las apariencias pueden ser engañosas, y hay algunos trucos clave de recubrimiento en polvo que lo hacen mucho más complicado que un proceso de pintura genérico.

Aquí hay un vistazo al recubrimiento en polvo paso a paso, para mostrar lo que sucede detrás de escena en nuestras instalaciones durante un proyecto de recubrimiento en polvo.

  1. Limpiar la pieza

    Antes de comenzar el recubrimiento en polvo, asegúrese de limpiar a fondo la parte que va a recubrir. Esto puede implicar cualquier cosa, desde limpiarlo con un solvente industrial hasta arenarlo para eliminar los desechos. La superficie debe estar completamente limpia antes de poder recubrirse con polvo.

  2. Aplicando el terreno

    El recubrimiento en polvo es un proceso definido por la electricidad. Específicamente, la parte metálica que se está pintando debe estar conectada a tierra, y el revestimiento que se está aplicando debe estar cargado negativamente. El resultado es que las partículas de color cargadas negativamente se adhieren a la pieza. Da la apariencia de pintura en aerosol, pero sin una carga eléctrica, el color no se adheriría.

    El primer paso del proceso es poner a tierra la parte que se está pintando. Una de las mejores puntas de recubrimiento en polvo es asegurarse de que todos los contactos estén limpios y que el suelo esté bien asegurado. Esto permite un recubrimiento mejor y más uniformemente distribuido durante el proceso de pintura.

  3. Pulverizar la pieza

    Una vez que se aplica el suelo, un experto en recubrimiento en polvo cerrará la cabina de pintura y comenzará a pulverizar. El proceso suele ser lento. Debido a que las partículas son atraídas a la pieza a través de la carga electrostática, no importa cuánta presión hay detrás de la pistola rociadora. En cambio, los expertos en revestimiento en polvo trabajan en la técnica: movimientos lentos y de barrido para garantizar una buena cobertura de la pieza. Esto continúa hasta que cada superficie cargada esté cubierta.

    Durante este paso, es importante tener una cabina limpia y estéril. Las partículas y los desechos en el aire pueden afectar la atracción de partículas hacia la parte que se está pintando. Es una buena idea tener un sistema de intercambio de aire o algún tipo de ventilación del vehículo, para eliminar el exceso de material de pulverización y las partículas de aire no deseadas.

  4. Hornear el esmalte

    Una vez que la pieza está pintada, se pone inmediatamente en un horno y se hornea. El alto calor une las partículas electrostáticas y las cura en un revestimiento de esmalte que es extremadamente resistente. Una vez que se retira del horno, la parte se deja enfriar y termina el proceso de curado. Después de una ligera limpieza y pulido, ¡está listo para usar!

    Hay muchos consejos y trucos de recubrimiento en polvo para tener en cuenta en el medio, y este es solo un resumen muy básico del proceso. Todo, desde el tamaño de las partículas del aerosol hasta la temperatura de cocción, importa y puede afectar el resultado del proceso. Es por eso que es mejor confiar siempre en un taller de recubrimiento en polvo con experiencia en Bogotá como los Sandblasting Colombia para cualquier proyecto que pueda tener.